You are currently browsing the monthly archive for octubre 2007.

Qué gracia: leo hoy en el país que en Berlín hay un museo de las relaciones rotas. Los objetos que allí se exponen ilustran procesos de separación o divorcio, y han sido donados (imagino que con alivio) por gente como nosotros. Cada elemento va acompañado de una tarjetita en la que el donante explica porqué fue objeto de la ruptura y el desamor.

Algunos son interesantes: una mujer ha donado todos los vestidos que compartían armario con su exmarido, hay una pierna ortopédica que una asistente bosnia regaló a su futuro ex donante, quien apostilla que la pierna fue más resistente que su amor, y estaba hecha de mejor material. Un berlinés ha donado el hacha con el que hizo astillas los muebles de la habitación de su ex novia.

Yo estoy demasiado enamorada como para pensar en los objetos que finiquitaron mis relaciones sentimentales pasadas. No obstante, si entendemos el amor como una fórmula no exclusiva del carnal, lo mismo sí tengo algo que ilustre mi corazón roto. Pero hoy llevo una mañana excesivamente triste y enfadada como para hablar de ello.

tchis.jpg   Me has llenado tanto que ya no me cabe más…♪♪

He estado pensando últimamente que no se si merece la pena tener un blog. Entre que me leeis cuatro, dos dejáis comentarios y que ando entresemana como puta por rastrojos (acelerada, vamos), no se hasta qué punto tiene el mínimo interés que yo cuente mi vida y opinión sobre las cosas. En estas tribulaciones andaba yo cuando mi prima V. me dijo que a ver si escribía más y que me animara y tal, así que mira, aunque sólo lo lea ella (que me consta que no, porque S. petit, E “lilitxiki” y la P. también lo hacen), merece la pena. Y en estos tiempos de blogeros influyentes y blogs con miles de comentarios, digo yo que algún mérito tendrá mantener el blog menos leído de internet, ¿no? Total, que no lo dejo, por los pelos, pero no lo dejo.

Y dije que hablaría de Frankfurt, y lo hago, allá va.

Para entonarme con la feria, me leí “El síndrome de Frankfurt”, de Sergio Vila Sanjuan, un importante periodista cultural de La Vanguardia, una especie de guía para no morir en esa orgía inabarcable de libros y negocios que es la feria más grande del mundo. Muy recomendable y lleno de curiosísimas anécdotas, su lectura es ágil e interesante, sobre todo para curiosos del mundo de las editoriales y cómo no, catalanes, al menos esta edición.

Fuimos a la feria con la partida enviada por el Gremio de editores, de jueves a sábado y con algunos deberes para la Revista de libros, una publicación de Fundación Caja Madrid cuya comunicación llevamos. El recinto es sencillamente, grandioso. Cuando más lo recorres más vértigo entra ante esa avalancha de espacios tomados por los libros y por sus negocios. Imagina el pabellón 7 y 9 de Ifema (donde se celebra ARCO), bueno, pues eso por tres plantas, por ocho edificios, todos comunicados entre sí con larguísimos pasillos con cintas transportadoras y autobuses internos. Un área equivalente a 14 campos de fútbol, 6.600 expositores de más de cien países distintos, 350.000 nuevos productos cada año y unos 300.000 asistentes. En cada espacio se ofician simultáneamente presentaciones, charlas, debates, encuentros. Ahí está Gunter Grass con una televisión, mira a Quim Monzó hablando de sus cosas en catalán en una tarima, todo ese espacio es una enorme exposición sobre la cultura invitada, ¡y así todo el rato!

Me inflé a hacer fotos:

pict0297.jpg  de los stands…

pict0308.jpg de los interminables pasillos…

pict0303.jpg de la sala de prensa del stand de Cataluña…

 pict0306.jpg  de las muchas instalaciones y exposiciones…

pict0325.jpg de algunos puestos curiosos, como este que vendía almohadones para leer en la cama…

pict0335.jpg de rincones curiosos de la ciudad, volcada con la feria…

pict0347.jpg  ¡y mías haciendo el turista!

Como los más observadores habrán notado, soy tan capaz como cualquier otro de subir fotos. Sólo es cuestión de poner interes.

Gracias por los ánimos y los mensajes, de veras que me han hecho sentir calorcito en la guinda de la tarta.

Soy un desastre lo se, lo se, tenía que haberme puesto hoy mismo a contar cómo fue la Feria de Frankfurt, subir fotos, contar chismes, describir el pabellón de Cultura Catalana, relatar lo de la salchichada con chucrut y todo, ya, ya, pero ¿cuándo? que llevo un ritmo este octubre que no paro. Cualquiera diría que tengo trillizos, es que no doy abasto.

Y hoy es la única tarde que tengo para estar en casa, la de los martes, pero me ha dado un ataque de ama de casa y no he podido parar de hacer cosas, pero coño, es que me ha cundido mucho!! Entre otras vanalidades he hecho un pisto completito, una crema de alcachofas y ¡una tarta de manzana! si queda rica subo la receta.

En fin, que puede que no escriba, pero no es porque esté rascándome la barriga.

 

Creo que me he ganado una cervecita…

130507ar0121.JPG

A todo esto: la entrada anterior va dedicada a mi querido hermano mayor Miguel Ángel y a toda su familia: un verdadero ejemplo práctico de militancia sobre ruedas.

 El día menos pensado le da por leerme y hasta me dejará un post y todo.

Bajo ese titular ha salido publicado hoy un artículo de opinión en la
sección Tribuna de Madrid del periódico El Pais que ha escrito Juan Merallo (Pedalibre-ConBici Madrid) acerca del Día de la Bicicleta en Madrid. Como yo soy  una de esas extravagantes usuarias de la bicicleta, suscribo el artículo.

Se celebra el día de algo cuando ese algo tiene un problema. Así le pasa al día de la bicicleta de Madrid. Se deja circular en bicicleta un par de horas de un día porque se asume que el resto del año es una misión sólo para unos cuantos, lo que dice muy poco de la política a favor de la bici en nuestra ciudad. En las urbes donde hace años se apuesta de verdad por la bicicleta, este día desapareció. Es el caso de Barcelona, San Sebastián o Sevilla, donde existe una política más integral para impulsar este medio de transporte y se ve a la gente pedalear para hacer sus quehaceres diarios como la cosa más normal del mundo.

El día de la bicicleta de Madrid se hace un domingo y temprano para no molestar al tráfico motorizado, como si las calles fueran privilegio de este medio de transporte tan contaminante, y se nos prestara la calle un par de horas; además, metiendo prisa a los últimos para devolver a la ciudad su aspecto de normalidad, o sea, de atascos, ruido y contaminación por el que ya somos tan desgraciadamente conocidos allende la Calle 30.

Se circula por un circuito cerrado al resto del tráfico, sin respetar las normas de circulación y poniendo a los peatones en un aprieto al cruzar la calle. Como ejercicio de seguridad vial es nefasto, porque los ciclistas (sobre todo los más pequeños) aprenden hábitos como el de no parar ante un semáforo en rojo o un paso de peatones.

Desde el Ayuntamiento sólo se están llevando a cabo tímidas acciones individuales desde distintas áreas, que no son percibidas como ese empujón que se necesita para coger la bici y moverse por la ciudad. Es necesario que se apruebe y se ponga en marcha el tan esperado Plan Director Ciclista, que permita llevar a cabo una gestión coordinada de los pasos a dar para crear una cultura de la bicicleta, para que muchos de esos potenciales ciclistas (¿dónde se mete el resto del año todo ese gentío que se ve en este día de la bici?) se lancen a usar un medio de transporte respetuoso con el medio ambiente.

El día de la bicicleta se debería transformar en La bici, todos los días en donde se hicieran continuas campañas de promoción, como talleres de mecánica, de seguridad vial en bici, o campañas de promoción para ir al trabajo y a la escuela en este medio de transporte. Y, desde luego, se debería impulsar una seria disuasión del tráfico privado motorizado y contaminante, que hiciera más segura la conducción ciclista y dejara espacios públicos para los no motorizados.

Ojalá llegue el momento en el que recordemos el Día de la Bicicleta como algo del pasado, y que este vehículo tan saludable se consolide no sólo como un juego, sino también como un eficaz medio de transporte.

es portavoz de la asociación Pedalibre.

Juan Merallo

Y de propi, una foto: el tercer premio de la convocatoria “Lactancia y tiempo libre”. Estoy de un comprometido que da gloria verme! ¿será el reloj biológico?
lactancia-sobre-ruedas-ana-mugarra.jpg

Estoy leyendo un libro muy entretenido titulado “Tres metros sobre el cielo”, de Federico Moccia, pero he interrumpido su lectura para meterme con “El síndrome de Frankfurt”, un viaje a la gran feria mundial del libro por Sergio Vila-Sanjuan, periodista de La Vanguardia. Y es que como la semana que viene ME VOY A FRANKFURT, pues tendré que saber de qué va la feria del libro más grande del mundo, digo yo.

Me he metido en la página web para conseguir el programa, pues todos me recomiendan que me lo lleve estudiado, y no lo he encontrado, pero sí esta divertida sección de e-cards para enviar a los seres queridos. Os recuerdo que la cultura invitada este año es Cataluña, veamos esas postales y una explicación robada de un foro de por ahí:

Guest of Honour Catalan Culture poster, designed by students of the University of Applied Sciences, department design, Wiesbaden y Guest of Honour Catalan Culture poster, designed by students of the University of Applied Sciences, department design, Wiesbaden

El cartel oficial de la participación de Catalunya como invitada de honor en la Feria del Libro de Fráncfort muestra a una grácil bailarina, dibujada por Miquel Barceló, levantando unas pesas. Pero el póster alternativo, surgido de un concurso para estudiantes convocado por la propia feria y el Ayuntamiento de Fráncfort, utiliza otra imagen para simbolizar el carácter de los invitados: el burro català. Según la feria, el cartel, del que se distribuirán un millar de ejemplares por la ciudad para dar la bienvenida a Catalunya, recoge la idea de que los catalanes “consideran que el burro es un animal muy trabajador y con una voluntad de hierro, en otras palabras, que tiene las típicas características catalanas”.
A 13 alumnos del departamento de Diseño de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Wiesbaden se les pidió que dieran con una imagen que resumiera “lo que es la cultura catalana y lo que se cuece en Catalunya” de forma que resultara “atractiva para la gente de la calle y no tanto para los profesionales del gremio”. La imagen que obtuvo la mejor calificación fue la de un primer plano de un burro mirando al frente con las orejas tiesas bajo el lema Ehrenesel (Burro de honor). Sin, embargo, la imagen que aparecerá por toda la ciudad será distinta: en el cartel definitivo aparecerá el dibujo del asno sobre un libro abierto y bajo el lema Cultura catalana.
Los estudiantes de Wiesbaden, inspirados en la imagen del oso de Berlín conocida en todo el mundo, decidieron que el burro català representaba la identidad catalana. “La gente se queda asombrada al ver la imagen de este animal asociada a un libro, atrae mucho la atención y ese es justamente su objetivo”, comenta una de las responsables de la iniciativa del póster, Karin Plötz, que dirige el departamento de empresas y patrocinadores de la Feria del Libro. “A nosotros –cuenta, no obstante, Plötz– nos pareció demasiado arriesgado y fuerte, porque en Alemania el burro tiene connotaciones ridículas y pensamos que podía ofender a los catalanes. Así que decidimos añadir un libro”. Y eliminar también el espinoso juego de palabras entre las expresiones Ehrenesel y Ehrengast (Invitado de honor).

Comprobamos en ambos ejemplos que el diseño no es el fuerte de los alemanes, que no se han essen en absoluto la cabetzen.

La espantosa bailarina de Barceló:

Logo and motto of the Guest of Honour 2007 «The Catalan Culture»

Joder, que alguien lo diga en alto, el emperador no lleva vestido y tanto este diseño, como el de la cabecera del diario Público están hechas con menos ganas que mis informes de cobertura de la editorial Maeva. Barceló: qué timo!

Queen Bea

NO! No es el burro de Shrek disfrazado, creedme, es la princesa Beatriz de Inglaterra, la hija de Sarah Ferguson. Mi intención no es faltar a nadie, que cada uno tenga la dentadura que quiera o pueda permitirse (digo yo que esta chica una ortodoncia a cuenta de las arcas reales sí se podrá pagar), pero me he quedado tan sorprendida viendo a esta chica así, tan fea, con más dientes que un congrio…es que una siempre se imagina a las princesas como mujeres altivas, eternas, inalcanzables, glamourosas…

Restauradas a base de varias horas de photoshop!

En fin, que todas las chicas que conozco son bastante más guapas que esta pobre, tienen más clase y ninguna se parece a un pollino. Qué cosas, la nobleza.

Categorías

¿Cuándo?

octubre 2007
L M X J V S D
« Sep   Nov »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031