Me causa relativo sonrojo este titular tan feo de hoy, especialmente cuando se refiere al café que me he tomado, tête à tête con Milagros del Corral, la Directora de la Biblioteca Nacional y ponente del curso de editores al que ayer hacía referencia. Es una mujer muy laboriosa, inteligente, visionaria, pero, insisto, muy trabajadora e inquieta, por eso en cinco meses ha desarrollado iniciativas punteras en la institución que dirige: digitalización de fondos, firmas de convenios con bibliotecas de todo el mundo, recuperación de los fondos “extraviados”, puesta en marcha de la Biblioteca digital hispánica y por supuesto labores de extensión y difusión orientadas al público.

Y lo mejor de todo, es que es una apasionada del futuro del libro y parte de su ponencia ha sido comentar el kindle, o ipod de los libros, para que nos entendamos. Es un artilugio desarrollado y comercializado por Amazon, que por unos módicos 399 $ permite descartarte SIN CABLES cualquiera de los millones de libros que distribuye Amazon. Este “libro digital” ya ha revolucionado el mercado y yo no veo el momento de comprarme uno, como está agotado me tengo que aguantar, pero ay de vosotros, pacientes lectores, cuando lo tenga en mi poder. Os voy a abrasar con mis primeras impresiones.

Hola e-ink, hasta luego tomo pesado que de cargar contigo en el bolso me causaste escoliosis. Soy romántica como la que más, y huelo los libros recien impresos como si fuera el For Her de Narciso Rodriguez, pero a fin de cuentas, ambas pasiones convivirán en mí como el teatro de Lope de Vega y el Blue-ray. (Ahora me entero de que me gusta Lope de Vega…)