Eso era lo que necesitábamos. Cinco durillos de sol, otros cinco de geránios, margaritas y petúnias para los balcones y cuerpo de sentarse en un parque para leer el periódico. No hay nada como poder ir andando a los sitios.