Sobre todo en las concurridas estanterías de esta casa. M ha hecho limpieza en el piso y ha donado a la biblioteca O&Tarta casi cuarenta títulos de una colección de novelas de ciencia ficción que perteneció a un profesor que hoy agota sus días leyendo en un sillón y que ha prohibido que entre luz natural en casa. Rarezas aparte, en el lote hay varios títulos de la mítica colección Ciencia ficción de la editorial Ultramar, otros sueltos de la Biblioteca de Ciencia ficción, de Orbis, y muchos títulos sueltos, algunos inquietantes, como “Nuestros antepasados, los extraterrestres”, cuya bizarría merece un post para él solito.

Me gustaría creer que voy a tener suficiente tiempo como para leer alguno de los títulos más atractivos, que no son pocos, pero miro la pila de libros pendientes, y no me lo creo ni yo. No se qué hacer con ellos, me daría pena no darles uso. He pensado en donarlos a la ciencia, o en darlos en adopción a los de Microsiervos, pero no estoy segura qué hacer con ellos. ¿Alguna idea?

P.d. Readman, he colocado en un lugar visible El mono desnudo, del que comentaste el otro día…:)