Si…ya ves este calor que no da tregua, vaya verano más largo, y mira que se notan ya las tardes ya, que ahora a las nueve es de noche y tal y cual Pascual que ya era hora de actualizar. Para resumir  mi estado de espera, digamos que estoy de 36 semanas de las 40 que viene durando este sistema de gestación humana, y tras varios altibajos y crisis estéticas, digamos que me encuentro francamente bien y que Roque me está dando un embarazo de los buenos-buenos. Pero claro, engordar 19 kilos se dice pronto, y la gente dirá lo que quiera: que si como soy alta no se nota, que eso en un par de malas noches se recupera la figura, que lo que me quieras contar, pero son 19 kilos a 4 semanas de dar a lux, que a este paso rebaso los 20 y me quedo más ancha que larga (estoy en ello). Me volví loca y le eché la culpa al pelo, que es lo más rápido de joder cuando una lo que quiere es un cambio de vida inmediato. Y lo volví a hacer, a cortármelo, y ahora ya sí que parezco la tonta del bote, lo que mirándolo por el lado bueno, confirma mi teoría de que O está conmigo por mi contagiosa alegría (o por motivos que debería consultar) y no por un aspecto físico fresco y juvenil, ya que en ese caso hubiese comenzado los trámites para gestionar la nulidad matrimonial alegando que la foca monje que le espera en la cama no es la rubia con chispa con la que se casó. En fin, cosas mías y da gracias a que hoy tengo un  buen día que los días malos los he pasado criticando a las vecinas de enfrente por su descarada afición a tomar el sol en el balcón, a la casera por codiciosa, a la ministra Beatriz Corredor por inoperante y a Bibiana Aído por inútil, qué queréis que le haga, son mis hormonas, no soy yo.

Bueno, cosas mías, pero como suelo terminar estas homilías, en realidad estoy mejor de lo que parece, sólo que quejarme es mi debilidad.🙂

Y yo volvía por estos lares con el fín objetivo de dar las gracias a Cosas de Pipi e Insonrible por nominarme en unos premios de estos de internet y como normalmente no me suele tocar nada en ningún sorteo ni nada, pues me ha hecho mucha ilusión. A la primera no la conocía y ha sido muy emocionante que alguien con esas manos que habría que homenajear haya tenido el detalle de pararse por el blog de servidora. A la segunda la sigo, recomiendo y leo con fruición, pues de un blog con semejantes referencias (y exquisito vocabulario) siempre, e insisto, siempre, se sale con algo, como en las mercerías antiguas donde atienden señoras con bata azul marino y su inicial bordada en la pechera.

Las cinco cosas que me gustan y que me acuerde, venga, va:

1. LA TORTILLA DE PATATAS DE BAR CON SU CORRESPONDIENTE SOBRECITO DE MAYONESA. Que siempre me sabe más rica que la casera, la tortilla y la mayonesa.

2. SABERME DEL TIRÓN Y SIN EQUIVOCARME LAS CANCIONES DE LOS FLECHAZOS. Una, que ya abarca una edad.

3. LEER BLOGS DE CRAFTS, LITERATURA INFANTIL  Y REPOSTERÍA. Sentir esa experieencia vicaria de que estás haciendo todo lo que en realidad sólo leerás.

4. IR A LA PISCINA, EL OLOR A CLORO Y TODO EL FOLKLORE QUE RODEA A LA NATACIÓN. Y matarme a largos fantaseando con la idea de que soy archimillonaria y tengo una piscina olímpica para mí sola.

5. LAS GUIRNALDAS. En general, como motivo decorativo.

Va, y para mañana, los blogs a los que les paso el testigo y tal. Un beso!