Tengo que escribir algo aquí, sobre mí, y es que no se me ocurre qué poner. Tal vez este vídeo de Feist ayude a explicar algunas de las cosas que me ponen de buen humor: las canciones con baile, los petos de colores, las chicas que cantan con voz imperfecta, el sonido pingopingo que hace el banjo…

Tengo varias aficiones, algunas serias y otras ridículas, pero ni presumo ni me avergüenzo de casi ninguna. En ocasiones creo que tengo un ligerísimo desorden bipolar que supone que pase de la alegría a la tristeza con la rapidez con la que se enciende una cerilla, pero en el fondo no es malo, una vez que te acostumbras es bastante práctico.

Me siento inmensamente afortunada en el amor, tal vez sea ese el elemento misterioso que determina mi alegría.